En principio sí, pero muy raramente. Por un lado, depende del anticoagulante (y la dosis) y de la “enfermedad”/diagnóstico/enfermedades secundarias.