Quién Era Ra, el Dios Egipcio del Sol

Por favoringresa o regístrate para dar Me gusta.
Ensayos
Ra significado y caracteristicas

Ra era el nombre principal del dios del sol del Antiguo Egipto. A menudo se le consideraba el Rey de los Dioses y, por lo tanto, el patrón del faraón y uno de los dioses centrales del Panteón Egipcio. También fue descrito como el creador de todo.

A veces se decía que las pirámides representaban los rayos de luz que se extendían desde el sol, y por lo tanto, estos grandes monumentos conectaban al rey con Ra.

El Dios Egipcio Ra: Información y Características

Ra Dios egipcio del sol
Ra. Dios egipcio del sol

Los egipcios también construyeron templos solares en honor a Ra. A diferencia del tipo estándar de templo egipcio, estos templos estaban abiertos a la luz del sol y no presentaban una estatua del dios porque él estaba representado por la luz solar misma. Y en cambio, el templo se centraba en un obelisco y un altar.

Se cree que el templo solar primitivo más significativo fue el que se construyó en Heliópolis, a veces conocido como “Fénix-Bennu”. Se pensaba que su ubicación era el lugar donde Ra apareció por primera vez al comienzo de la creación, y la ciudad tomó el nombre de (“Iwn”) por la palabra pilar.

Representación del Dios Ra

Ra generalmente se representaba en forma humana. Tenía una cabeza de halcón coronada con un disco solar. Este disco solar estaba rodeado por una cobra sagrada llama Uraeus. Ra también ha sido representado como un hombre humano con la cabeza de un escarabajo, y como un hombre humano con la cabeza de un carnero. Antiguamente también representaban a Ra en forma de alguna especie, como una serpiente, garza, toro, león, gato, carnero, halcón, escarabajo, fénix y otros. Sin embargo, su símbolo principal es el disco solar.

El Ojo de Ra

En la mitología del Antiguo Egipto está presente el Ojo de Ra, que se muestra como un disco solar con dos cobras “uraeus” alrededor en forma de espiral, junto a las coronas blancas y rojas del Alto y el Bajo Egipto. Inicialmente asociado con Horus (similar al Uadyet, el Ojo de Horus), el Ojo de Ra cambió su posición en la mitología, convirtiéndose tanto en una extensión del poder de Ra como en una entidad.

El ojo de Ra
El ojo de Ra

Historia del Dios Egipcio Ra

Ra era un dios antiguo, pero no el más antiguo de los dioses; las primeras referencias de Ra datan desde la Segunda Dinastía. Sin embargo, para la Quinta Dinastía, era un dios poderoso que estaba estrechamente asociado con el faraón.

El Faraón ya era visto como la encarnación de Horus, y así, los dioses se vincularon, a veces como una deidad compuesta, Ra-Horakhty (“Ra (es) Horus del Horizonte”). Ra también llegó a asociarse con Atum (el dios creador de la Enéada en Heliópolis) como Atum-Ra.

Ra significado y caracteristicas
Ra significado y caracteristicas

En la Quinta Dinastía, al faraón se le conocía como el hijo de Ra, y el nombre de Ra se incorporó al nombre de cada rey a partir de ese punto en adelante. Muchos faraones del Imperio Antiguo construyeron templos de sol para adorar a Ra.

El Reino Medio vio el ascenso de la prominencia de Amón de Tebas. Aunque Ra mantuvo su asociación con el faraón, Amón fue absorbido hasta cierto punto como Amón-Ra. Sin embargo, los sacerdotes de Amón se hicieron muy ricos e influyentes, por lo que algunos de los faraones del Reino Nuevo decidieron ascender a Ra en su lugar, tal vez en parte porque ya estaba estrechamente asociado con el faraón.

La adoración del dios egipcio Ra tuvo su apogeo durante el Nuevo Reino. Muchas de las tumbas en el Valle de los Reyes (que datan de este período) incluían representaciones del viaje de Ra a través del inframundo durante más de doce “horas” o etapas. En la quinta hora, Ra muere y se reúne con Osiris en el inframundo, pero en la duodécima hora renace como el escarabajo Jepri (Khepri). Los templos del Sol se construyeron nuevamente durante el Reino Nuevo (aunque los del Período de Amarna están dedicados a Atón).

Mitología de Egipto: Ra

Una de las deidades más importantes en la mitología egipcia, es el dios del sol Ra (o Re) era el poder supremo en el universo, el dador de la vida, a menudo se fusionaba con el dios Amón como Amón-Ra. Algunos mitos presentan a Ra como la cabeza del panteón egipcio y el gobernante de todos los dioses. Otros dicen que él era el único dios y que todas las otras deidades eran simplemente aspectos de Ra.

En algunos mitos de la creación, Ra emergió como Ra-Atum de un montículo antiguo o de aguas primitivas y creó Tefnut (Humedad) y Shu (Aire). De esta primera pareja divina surgió la diosa del cielo Nut y el dios de la tierra Geb, quien creó el universo y dio a luz a los dioses Osiris*, Isis*, Set*, Neftis y Horus.

Ra apareció en muchos mitos y leyendas, y las historias sobre él variaban. Como dios del sol, cruzó el cielo en una nave dorada, llevando luz y calor a todas las criaturas que vivían en la tierra. Cuando el sol se ponía por la tarde, descendía al inframundo y llevaba luz y aire a las personas que habitaban allí. Cada noche, los sirvientes de Ra lo ayudaban a luchar contra su enemigo eterno, la poderosa serpiente Apep (conocida también como Apofis), que trataba de tragarse a Ra y a todas sus creaciones. Algunas historias dicen que Ra navegó durante el día a lo largo del cuerpo de Nut, la diosa del cielo y luego viajó a través de su cuerpo por la noche.

Antiguo Egipto
Antiguo Egipto

De acuerdo con una serie de mitos, Ra primero gobernó durante la edad de oro. Todo lo que vio fue perfecto, y la visión de tales maravillas lo hizo llorar. Las lágrimas cayeron a la tierra y se convirtieron en seres humanos. Sin embargo, con el tiempo, Ra se enojó con los humanos debido a sus acciones. Él invocó a su ojo divino, la hermosa diosa Hathor, y la transformó en Sejmet, una leona salvaje. Ra envió a la leona a la tierra para matar a los humanos, pero después de haber causado un derramamiento de sangre masivo, decidió salvar a los humanos que quedaban, jugándole una trampa a Sejmet, la emborrachó tanto hasta que se olvidó de seguir matando. No obstante, la muerte ahora se dio a conocer en el mundo.

En otro mito, la diosa Isis deseaba saber el nombre secreto de Ra. El nombre contenía un gran poder. Isis planeó usarlo para hacer sus hechizos mágicos más fuertes. En ese momento, Ra se había vuelto bastante viejo. Isis recogió parte de la saliva que babeaba por su barbilla, la mezcló con arcilla e hizo una serpiente venenosa. Un día cuando Ra estaba caminando, la serpiente lo mordió. Atormentado por un terrible dolor, Ra convocó a los otros dioses para que lo ayudaran. Isis prometió aliviar su sufrimiento pero solo si este revelaba su poderoso nombre secreto. Finalmente Ra estuvo de acuerdo, e Isis usó el nombre en un hechizo mágico para eliminar el veneno y sanar al dios del sol.

El centro principal del culto a Ra en el antiguo Egipto fue la ciudad de Heliópolis (ciudad del sol). A medida que el culto a Ra crecía, desafiaba la supremacía de todos los demás cultos y, finalmente, se convirtió en parte de ellos. Ra se mantuvo como el dios principal a lo largo de la historia del antiguo Egipto, y los reyes egipcios afirmaron ser los hijos de Ra para vincularse con él. En el arte antiguo, se muestra comúnmente con la cabeza de un halcón que lleva un brillante disco solar en la cabeza.

Se dice que Ra, el Dios y padre de todos, el original, no generado por el universo, de acuerdo con una versión de su creación, puso un huevo cósmico en las caóticas aguas del comienzo, de las cuales él mismo renació, nació de nuevo o se autogeneró. Se dice que esta versión se encuentra en el Papiro de Nesi Amsu. Aunque el nacimiento de la teoría cósmica de la creación del huevo no parece encontrarse en la versión abrahámica (donde se usó la reescritura del arco de Noé, donde Nun se convirtió en Noé), se trasladó a la leyenda alternativa de que Brahman nació en el agua, en la cual se colocó una semilla que se convirtió en un huevo de oro y luego este se convirtió en el universo o Brahma.

El Árbol de la Vida es un símbolo religioso importante para los egipcios. El Árbol de la Vida estaba ubicado dentro del templo solar de Ra en Heliópolis y era considerado sagrado. La fruta que brotó de este árbol no estaba disponible para los humanos, sino que solo era utilizable para los rituales de envejecimiento reservados para los faraones. El Árbol de la Vida también se conoce como el árbol mítico sagrado de Ished. La vida eterna vino a aquellos que comieron la fruta del Árbol de la Vida.

Otro símbolo egipcio antiguo importante conectado a Ra es el “Bennu”. Bennu es el nombre del pájaro que representa el alma de Ra. Este pájaro es un fénix y estaba apoyado en el Árbol de la Vida en el Templo Solar de Ra en Heliópolis. Dentro del templo, se encontraba sobre un obelisco la piedra de Benben. Esta piedra en forma de pirámide sirvió como un faro para Bennu y también es un importante símbolo religioso del antiguo Egipto.

Moralidad

Quien era Ra
Quien era Ra

El sistema de moralidad en la teología de Ra se basa en las “confesiones negativas”, que eran 42 acciones malas, malvadas o infames prohibidas para el pueblo egipcio, teorizadas como moralmente incorrectas.

Las acumulaciones de estos males en el “ba” o alma del egipcio, idealizados para ser localizados en el corazón, serían transportados al gran salón del juicio (en los cielos) procedidos por 42 dioses (uno por cada pecado), junto con otros dioses como Osiris (el tátara tátara nieto de Ra), y ponderados a gran escala contra la pluma de la verdad, y si se descubría que su alma estaba demasiado llena de pecado, no se les concedería la vida eterna (o la reencarnación, en las versiones de los hindúes), en el cual la cuestión de lo que constituyen “buenas” acciones, se reducen a movimientos específicos segundo a segundo de la molécula humana, vistos en la estructura del movimiento dinámico a largo plazo del universo, este es un tema muy difícil. La confesión o el pecado número ocho, por ejemplo, se enfoca en “mentir”, y dice que todas las mentiras son pecaminosas.

Sin embargo, en los debates filosóficos modernos se disputa el “campo de concentración de la mentira”, es decir, decir una mentira sobre algo para salvar la vida propia o la vida de compañeros reclusos, se usa a menudo como un ejemplo de cuándo se supone que es “buena” una mentira.

Ra, La Muerte y El Alma

El conflicto central entre la ciencia y la religión es la creencia de que uno tiene alma y que cuando las personas mueren, si han vivido una vida moralmente correcta, continuarán hacia la próxima vida, o la vida después de la muerte. Esta es una fuerte creencia arraigada que aproximadamente el 80 por ciento del mundo tiene, de una manera u otra.

Nombre teofórico

Muchos faraones tomaron su nombre como Nebra “Ra es el señor”, Jafra (Kefrén), Menkaura (Micerino); fue ampliamente utilizado, desde la dinastía V, formando parte del título de la mayoría de los faraones, como el nombre de Sa-Ra “Hijo de Ra” (hijo del sol).

Desciframiento

Piedra Rosetta
Piedra Rosetta

Después del desciframiento de la piedra de Rosetta en 1822 por el físico inglés Thomas Young, en la cual fue posible ver claramente que los principios de las principales religiones modernas (cristianismo, islamismo, hinduismo, etc.) se originaron a partir de los principios de la mitología egipcia cerca de 5.000 a.C., los cuales hablan de cómo se construyeron las pirámides, y particularmente habla sobre la historia del nacimiento del dios del sol Ra, que se dice que fue fuera del agua o fuera del caos del dios principiante Nun,

Esta cuestión de la fusión religiosa se hizo aún más clara para el lector inquisitivo cuando en 1895 el egiptólogo Wallis Budge publicó The Egyptian Book of the Dead, Papyrus of Ani (El Libro Egipcio de los Muertos, Papiro de Ani), momento en el que incontables personas comenzaron a escribir libros, documentos y disertaciones sobre los paralelismos entre Jesús y Osiris (bisnieto de Ra). Sin duda, se puede decir que el tema se ha solidificado después de la publicación del 2000, 101 Myths of the Bible (101 Mitos de la Biblia) del erudito religioso estadounidense Gary Greenberg, en el cual repasa la historia de la Biblia y muestra la versión egipcia original de la cual se basaron esas historias.

Datos Curiosos Sobre El Dios Ra

  • Los antiguos egipcios adoraban a Ra en tal medida, que lo hacían por encima de otros dioses. Algunos historiadores han argumentado que la antigua religión egipcia era de hecho monoteísta, con Ra como el dios singular.
  • Los historiadores creen que las pirámides podrían representar los rayos del sol, conectando aún más a los faraones con Ra, el dios del sol.
  • Durante el viaje de Ra a través de los cielos, fue acompañado por otros dioses como Thoth, Horus, Hathor, Maat, Abtu y Anet.
  • A Nut, diosa del cielo, a veces se le conoce como la madre de Ra, porque emerge de ella y renace cada mañana.
  • La manifestación matutina de Ra se le conoce como “Khepri, el dios escarabajo”.
  • La manifestación vespertina de Ra se conoce como el dios con cabeza de carnero, Khnum.
  • La cobra sagrada que rodeaba la corona de Ra simbolizaba realeza, soberanía y autoridad divina.
  • El ojo derecho de Ra representaba el Sol; mientras que el ojo izquierdo de Ra representaba la Luna.
  • Ra también está estrechamente relacionado con el mito del Árbol de la Vida, los mitos de la Piedra de Ben-Ben y el ave Bennu.
  • La gloria de Ra llegó a su fin durante el tiempo en que los romanos conquistaron Egipto en el año 30 a.C.

Video: Documental Los Antiguos Dioses Egipcios

Quién Era Ra, el Dios Egipcio del Sol
Vota este artículo

Reacciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *