Este “hmm” probablemente no sea una palabra tan real. Digamos la vocalización, que por un lado tiene una función de confirmación hacia el interlocutor: ¡escuchaste la pregunta / entendiste! Por otro lado, es un intento de ahorrar tiempo, lo que muchas veces resulta en una respuesta ligeramente retrasada. La respuesta dada en este contexto tiene a menudo el carácter de una sugerencia.

Atentamente.