Comer mucho no ayuda, las calorías se almacenan en otras partes del cuerpo y no puedes dirigirlas hacia las manos.

La naturaleza moldea tu cuerpo y automáticamente adapta todas las demás extremidades. Alégrate de tener unas manos tan delgadas.