Qué esperar en tu primer trabajo de posgrado

El primer día de un nuevo trabajo de posgrado puede parecer tan desalentador como emocionante. ¿Qué ponerse? ¿A quién pedir ayuda? ¿Cuántas preguntas son demasiadas? No te preocupes, aquí tienes todo lo que necesitas saber.

Comenzar su primer trabajo profesional puede sentirse como un gran salto al mundo real y puede tomar un poco de tiempo para acostumbrarse.

Será difícil adaptarse a los horarios regulares, tener que vestirse ‘apropiadamente’ para el trabajo y no tener tiempo para una siesta por la tarde, pero lo logrará (lo prometemos).

La transición de la universidad al empleo no es tan difícil como crees. Estamos aquí para calmar sus nervios y darle un resumen de lo que puede esperar en su primer trabajo.

Qué esperar en su primer día en un nuevo trabajo

Es completamente natural sentirse un poco nervioso el primer día, pero lo más importante es actuar con confianza. Sea entusiasta y no tenga miedo de hacer preguntas, eso demuestra que está interesado.

No hace falta decir que tendrás que llegar a tiempo y vestirte apropiadamente.

Cuando se trata de descubrir cosas nuevas, ya sea un sistema operativo complicado o simplemente la fotocopiadora, usa tu iniciativa pero no tengas miedo de pedir ayuda cualquiera. Tus colegas estarán más que dispuestos a mostrarte el camino, pero es probable que no tengan tiempo para darte de comer todo.

Su jefe es la persona a la que recurrir para preguntas más importantes, mientras que sus colegas son los más adecuados para preguntas sobre las tareas del día a día.

Anímate a asumir trabajos y proyectos, incluso si no se esperan de ti. Demuestre que está feliz de aceptar un desafío y no solo ceñirse a lo que está frente a usted.

Y recuerda manténgase alejado de su teléfono, incluso si sus colegas están usando los suyos. Puede que estés desesperado por publicar una foto de tu nuevo escritorio en Instagram, pero no impresionará a tu jefe tan pronto en el juego.

Qué llevar al trabajo en tu primer día

Es probable que haya bastantes tareas administrativas que resolver en su primer día, así que asegúrese de venir preparado. Para entrar en la nómina de la empresa, es posible que necesite algunos documentos oficiales y una identificación.

Probablemente recibirá un correo electrónico antes de su primer día para informarle qué llevar, o puede preguntarle a su jefe por correo electrónico si no está seguro. De cualquier manera, aquí hay una lista de verificación de cosas comunes que necesitará:

Pasaporte
Número/tarjeta de la Seguridad Social
Visa del Reino Unido (si corresponde)
P45 (si se muda de otro trabajo)
Lápiz
Bloc.

Recomendaríamos no traer el almuerzo en su primer día, ya que su jefe podría invitarlo a almorzar, o sus colegas podrían invitarlo a algún lugar. Si no, podrás ir fácilmente a la tienda y comprar algo de comida.

Si aún no lo ha hecho, consulte nuestra guía sobre la brecha salarial de género para obtener más información y cómo podría afectarle.

Cómo abordar el síndrome del impostor

El síndrome del impostor es muy común entre los graduados en su primer trabajo ‘adecuado’ después de la universidad.

Es un término que se usa para describir un sensación de no ser lo suficientemente bueno para hacer el trabajo que te han asignado, que eres un fraude y que estás esperando que alguien descubra que no eres tan talentoso como creen que eres.

Ciertamente, no es raro sentirse así: todos, desde Emma Watson hasta Kate Winslet, se han sincerado sobre sus experiencias con el síndrome del impostor.

Si ha sido elegido para un puesto de trabajo, habrá una razón para ello. La compañía claramente cree que estás a la altura. Pero eso no necesariamente impide que sientas que no lo eres.

Estos son nuestros mejores consejos para abordar el síndrome del impostor:

Pida ayuda cuando la necesite: Si tu jefe te da una nueva tarea, es poco probable que espere que sepas cómo hacerla de inmediato. Probablemente esperan que recurras a los recursos que te rodean para aprender, y tus colegas deberían estar en la parte superior de tu lista de recursos.
No te detengas en los errores – Es probable que cometa un desliz y cometa algunos errores en las primeras semanas. Esta bien. Proporcionará una buena experiencia de aprendizaje: trate de no preocuparse demasiado por ellos y, desde luego, no deje que le impidan asumir nuevos desafíos.
Hable con sus amigos y colegas: Hablar con tus amigos (ya sea en el trabajo o en casa) sobre cómo te sientes casi definitivamente se encontrará con un «¡Dios mío, yo también!» de alguien. Esto te hará sentir mucho mejor contigo mismo, créenos, y podrán discutir juntos formas de superar el síndrome del impostor.
Fingir hasta que lo haces Si todo lo demás falla y aún siente que no tiene ni idea, simplemente haga lo mejor que pueda. Una vez que se haya acomodado en su rol y se haya acostumbrado al trabajo, se dará cuenta de que ya no está lloriqueando, realmente sabes lo que estás haciendo. Puede tomar tiempo, pero llegarás allí.

Consejos para navegar por la política de la oficina

La política de la oficina puede parecer bastante complicada al principio.

Nuestro primer consejo es ser perceptivo. Escuche y preste atención a cómo las personas en la oficina interactúan entre sí, para que pueda evaluar las diferentes dinámicas entre ellos.

Independientemente de las posiciones de las personas en la empresa, trate a todos con respeto. Particularmente cuando converse con miembros del personal de alto nivel, no se deje intimidar por su poder. Ser tan accesible y amigable con ellos como lo sería con cualquier otra persona podría colocarlo en una excelente posición para las promociones.

Nunca está bien arrastrar a la gente hacia abajo en un intento de acercarse a los demás. Evite las quejas y los chismes innecesarios. ya que solo volverá a morderte. Si sus colegas intentan atraerlo para que diga cosas sobre los demás con las que no se siente cómodo, sea cortés pero no se involucre.

Asegúrese no te lleves todo el credito por algo si otras personas estuvieron involucradas, y dé crédito cuando sea debido, esto evitará que pise los dedos de los pies de las personas.

Mantente sincero y genuino en tus interacciones con los demás y saldrás ileso del campo minado de la política de la oficina.

Cómo hablar con confianza en las reuniones

Las reuniones son como seminarios universitarios, solo que pueden parecer un poco más desalentadores cuando todos los demás en la mesa son más antiguos que tú.

Si tiene dificultades para hablar y compartir sus ideas, estos son nuestros mejores consejos:

Haga su investigación previa a la reunión Si conoce el tema de la reunión de antemano, investigue un poco y piense en ideas para plantear. Si se trata de una reunión de «base táctil» más general, piense en dos o tres puntos que le gustaría discutir. Traer notas en contigo puede ayudarte a relajarte.
Hacer preguntas – Si compartir sus propios pensamientos e ideas todavía se siente desalentador, intente simplemente responder a los demás. Escuche atentamente lo que dicen otras personas y piense en algunas preguntas para hacer. Esto le dará el hábito de hablar para que pueda contribuir con sus propias ideas. Mostrar interés y compromiso también impresionará a tu jefe.
Establece metas antes de entrar Piensa en tu desempeño en la última reunión y cómo quieres mejorar esta vez. Tal vez quieras hablar al menos tres veces o presentarte para más tareas. Establecer una meta de antemano te ayudará a salir de tu zona de confort para lograrla cuando estés allí.
No pienses demasiado en las cosas Es común pensar en algo que decir, luego pasar 10 minutos analizándolo en tu mente antes de decidir que es una idea estúpida (solo para que otra persona diga exactamente lo mismo minutos después). Obviamente, no se limite a dejar escapar cualquier pensamiento aleatorio que se le ocurra, sino que deje de pensar demasiado y trate de hablar sin dudarlo.

Consejos para hacer amigos en el trabajo

Entrar en un nuevo lugar de trabajo donde no conoce a nadie puede ser aterrador y puede estar desesperado por hacer amigos de inmediato. Pero recuerda no forzarlo.

Estarás trabajando con estas personas todos los días durante meses, si no años, así que no entres en pánico si no encuentras a tu mejor amigo en el trabajo el primer día.

Intentar encontrar intereses comunes con las personas con las que trabajas. Incluso si son unos años mayores que tú, eso no significa que no vean Love Island o disfruten de un descarado Nandos el fin de semana.

Encuentre también luchas comunes. Por ejemplo, si hay una pieza de software que es una pesadilla total para usar, vea si alguno de sus colegas siente lo mismo; no hay mejor manera de vincularse que con un buen gemido.

Sin embargo, no te excedas. No le irá bien a la alta gerencia si lo escuchan quejarse en voz alta en la oficina todos los días. Si tiene algún problema serio, coméntelo con su jefe en una reunión.

Tenga cuidado con compartir en exceso, también. Puedes hablar sobre lo que hiciste el fin de semana, pero no menciones travesuras de borrachos y, desde luego, no digas palabrotas ni bromas ofensivas; mantenlo profesional. Y no olvides que cualquier cosa que compartas por correo electrónico o Slack se puede capturar o reenviar a otros, así que no digas nada que no te gustaría que viera tu jefe.

Además, asegúrese de asistir a las reuniones sociales después del trabajo cuando sucedan. Y si no suceden, ¿por qué no organizarlos usted mismo?

¿Debería agregar a sus colegas en Facebook?

Diferentes lugares de trabajo tendrán diferentes enfoques para esto. Recomendamos aceptar solo solicitudes de amistad, no enviarlas, y deshacerse de las fotos viejas de borrachos que tenga allí, para que tenga un perfil profesional en línea. El curso de acción más apropiado es agregar a sus colegas en LinkedIn.

Si decide conectarse con colegas en Facebook, hágalo solo con aquellos que tengan el mismo nivel de antigüedad que usted (o aquellos más jóvenes). Agregar al CEO de la empresa en Facebook no es la decisión más inteligente.

Las mejores formas de comunicarte con tu jefe

Si nunca antes ha tenido un jefe, puede ser una experiencia bastante intimidante. Esta persona está a cargo de usted y será un factor importante en su futura progresión en la empresa, pero no hay necesidad de asustarse. Recuerda que son solo una persona normal al final del día.

Asegúrate de clavar cosas obvias como llegar a tiempo y vestirse apropiadamente. Puede que no te parezca gran cosa, pero podría molestar a tu jefe y empezar con el pie izquierdo.

Desarrollar una buena relación con su jefe no solo es esencial para ascender en la escala profesional, sino que también lo ayudará a prosperar personalmente en el trabajo y aprovechar al máximo su función.

Estas son las mejores maneras de llevarse bien con su gerente o jefe:

Recuerda que también son humanos. Esto significa que tendrá días buenos y días malos, así que trate de no tomarlo como algo personal si está más gruñón que de costumbre. También significa que no debes tener miedo de preguntarles cómo estuvo su fin de semana y, en general, chatear con ellos como amigos; hacerlo te ayudará a formar una relación más sólida a largo plazo.
Aprende su estilo de comunicación. Cada jefe tendrá una forma diferente de comunicarse, por lo que depende de usted descubrir esto y adaptarse a él. Pueden ser bastante directos y contundentes, en cuyo caso tendrás que aprender a no tomarte las cosas como algo personal. O pueden ser más introvertidos y callados, lo que significa que a veces necesitarás pedirles comentarios e instrucciones verbales.
No tengas miedo de estar en desacuerdo Todos los mejores líderes saben escuchar los consejos, así que si tu jefe sugiere algo con lo que no estás de acuerdo, no tengas miedo de decirlo y explicar por qué. No entres en una discusión en toda regla con ellos y respeta que su opinión es definitiva, pero es probable que te respeten más por tener una opinión y saber lo que piensas.
Cuéntales tus metas Un trabajo no se trata solo de lo que puede hacer por la empresa, sino también de lo que la empresa puede hacer por usted. Hágale saber a su jefe lo que espera lograr mientras trabaja con ellos, y ellos pueden ayudarlo a lograrlo.
Muestra tus éxitos – Es posible que tu jefe no se dé cuenta de todo lo que haces bien, así que si logras algún éxito del que estés particularmente orgulloso, házselo saber. Por ejemplo, si recibe algún elogio por correo electrónico, reenvíelo a su jefe o si ayuda a asegurar una gran venta, dígaselo en su próxima reunión.
La motivación funciona en ambos sentidos Tu jefe está ahí para animarte y motivarte, pero eso no significa que tú no puedas hacer lo mismo por él. Si ellos mismos logran grandes éxitos, muéstrales tu aprecio y felicítalos (pero no demasiado, no querrás convertirte en el favorito de un maestro).
Ser uno mismo Son humanos y querrán…