Muerden en todos los lugares que pueden. Sin embargo, las orejas están cerca de la cara y la piel del rostro en general también es muy sensible. De este modo, detectarás el mosquito a tiempo y lo ahuyentarás. Esto sucede a menudo de forma inconsciente, en algunas personas incluso mientras duermen.