Se trata de las tarjetas “azul marino”, en este caso su central Raúl Albiol y un jugador de su banco de suplentes. Estas tarjetas están ahí para brindarles a los jugadores la oportunidad de formar equipos. Estos jugadores no son jugables, pero sólo cuando los compras en el mercado de fichajes.