Una señal de que su gato podría estar enfermo serían las orejas demasiado calientes pero no demasiado frías. Los gatos también sienten frío, pero no son tan sensibles como los humanos.