Hay diferentes opiniones.

Por ejemplo, un imán dice que el sangrado rompe el wudu, el otro dice que no rompe el wudu.