Si lo disfrutas y nadie más sale lastimado, entonces no puede estar mal. ¿Qué dios no quiere que sus súbditos se diviertan?